¿sólo con ver la comida, es posible que sí suba de peso?

Muy a menudo me encuentro con quejas de mis pacientes que me dicen: "Es que yo soy de las que con sólo ver la comida subo de peso", y lo increíble de esto es que en muchos casos, esto puede ser literalmente cierto, según los expertos en problemas de obesidad.

Los expertos en metabolismo nos dicen que algunas personas tienen una reacción metabólica al mirar la comida, al olerla o tan solo al oír que están cocinando; esta reacción no se puede distinguir de la que tienen cuando en realidad están comiendo. En estas personas, sólo el pensar en comida crea una trayectoria hormonal, de la pituitaria a las suprarrenales, y luego hacia el páncreas, causando un aumento de insulina en la corriente sanguínea. A su vez, la insulina causa punzadas de hambre irresistibles y acelera el proceso que convierte en grasa la comida ya ingerida anteriormente. Algunos experimentos que se realizaron en Yale también mostraron un aumento sorprendente en los niveles de insulina de pacientes con sobrepeso, cuando se les pedía que vieran cómo cocinaban, a la parrilla, un grueso y jugoso bistec.

Para evitar esto, les pido a mis pacientes que eviten cualquier situación que provoque estas reacciones. Evitar los  brillantes y atractivos anuncios de televisión donde se hace ver la comida como algo fascinante. Evitar frecuentar restaurantes o tiendas de pasteles o alimentos muy procesados aun cuando vayan con un amigo, de hecho escoger muy bien con quien ir a cenar, por que si es una persona que no tiene problemas de sobrepeso, muy seguramente la actitud de la otra persona puede inducirlos a comer de más. Los pensamientos de comida deben ser remplazados, pero sin forzar, por otras imágenes placenteras.