¿ERES CONSCIENTE DE LO QUE COMES?

La mayoría de las personas que acuden a consulta para bajar de peso ya sea conmigo o con cualquier nutriólogo, bariatra, health coach, tienen una cosa en común: comen para calmar alguna cuestión emocional. Usan la comida como tranquilizante o como distractor (ya sea de manera consciente o inconsciente) para evitar enfrentar su problema.

Un ejemplo muy común es cuando llegan a casa después de una larga jornada de trabajo. Están tan agotados y estresados y lo primero que desean es ir a correr al refrigerador o a la alacena para ver que se pueden comer. El hecho de tener hambre o no ni se les cruza por la mente, simplemente van en automático a meterse algo a la boca. En ocasiones hasta tienden a hacer racional lo que les pasa diciéndose: "trabajé muy duro y me merezco un premio" o "estoy muy estresado y necesito relajarme". Otros momentos son peores ya que sin pensar, como se dice coloquialmente "le entran duro a la garnacha" y cuando menos se acuerdan ya se acabaron la bolsa completa de papas, nachos, pan dulce, etc.

Lo interesante de todo esto, es que estando en consulta, la mayoría de los pacientes logran racionalizar y ver objetivamente su comportamiento, pero cuando están en casa solos y vulnerables les gana ese impulso por comer.

La ansiedad por comer llega por que hay un fuerte estado de indefensión, de vulnerabilidad, la alimentación a veces nos representa varias veces: la madre protectora, la alimentación que nos fortalece, la protección contra cualquier amenaza.

En la mente, de forma inconsciente, se cree que comiendo estarán a salvo por que tienen presente aquellas muy tempranas sensaciones de protección.

El primer paso para poder superar el comer por ansiedad, es hacernos conscientes de que situación estamos enfrentando actualmente por la que estoy compensando con comida, ya sea la pérdida de mi trabajo, el termino de una relación de pareja, la muerte de un ser querido, baja autoestima, y una vez al ser consciente ( que mi recomendación principal es acudir siempre con un psicoterapeuta) la situación la podremos enfrentar con algo mas constructivo como hacer ejercicio al aire libre, visitar a mis amigas, tomar clases extras, leer libros de desarrollo humano, o algún hobby que nos apasione y que hayamos dejado de hacer.