¿AÚN CREES QUE NECESITAS MEDICAMENTOS PARA BAJAR DE PESO?

La mayoria de las personas en su intento desesperado por obtener una mejor silueta corporal recurren  a los "suplementos mágicos" para lograr su objetivo rápidamente. ¿A quién tratan de engañar?... Definitivamente a sí mismos.

El uso desmedido de medicamentos y suplementos para perder peso ha aumentado a través de los años, fomentado a través de los medios de comunicación, revistas y demás publicidad que atraen a las personas vulnerables a estos productos. Además como la mayoría se venden sin receta es mucho mas fácil conseguirlos.

En un estudio publicado por la American Marketing Association, se menciona que lo que pasa cuando la gente toma pastillas para perder peso, es todo lo contrario, ganan más peso. La explicación es muy sencilla, toman la pastilla o el suplemento, y no hacen cambios en su estilo de vida.

Lo que pasa, según el estudio, es que la mercadotecnia está tan bien estructurada, que efectivamente como efecto placebo, puede llegar a hacer un efecto benéfico en la persona, sin embargo, el gusto les dura muy poco, ya que el famoso "efecto rebote" se manifiesta a unos pocos meses de dejar de tomar el medicamento.

Sin embargo es tanta la bomba de información, que ésta tiene un profundo impacto en la mente del consumidor sobre la manera de acercarse a la nutrición y salud, lo cual trae negativas consecuencias.

Muchas personas tienen la fiel esperanza que al tomar "pastillas mágicas" los malos hábitos de alimentación y el estilo de vida sedentario van a desaparecer, lo cual es un grave error, que incluso ha costado el bolsillo e incluso la salud e integridad emocional de algunas personas.

En el inconsciente colectivo esta presente la firme idea de consumir algún producto milagroso para bajar de peso, pero "sin batallar" como muchas personas le llaman al hecho de llevar una dieta balanceada y una rutina de ejercicio.

Si bien es cierto que algunos productos derivados de los alimentos funcionales funcionan para perder peso, son solo UNA AYUDA PERO NUNCA LA SOLUCIÓN. Lo que en verdad funciona a corto y largo plazo es la combinación de dieta + ejercicio + estilo de vida saludable.

Las pastillas y otros remedios de venta libre alteran la realidad de las personas con falsas (y costosas) promesas que no contribuyen en lo más mínimo en la educación nutricional. Así que apégate a lo correcto y no busques soluciones que pueden dañar tu cuerpo, mente y bolsillo.